miércoles, 19 de abril de 2017

TINTA DERRAMADA



TINTA  DERRAMADA

Ríos  de  tinta  derramados
sobre  manteles  de  injusticias
Letras  que  se  engullen
entre  papel  mojado
Borrón  y  cuenta  nueva
Todo  o  casi  todo  inacabado.

Eterna  y  fugaz  escribanía
Sellando  lapsos  de  verdad  impía
Palabras  que  se  dijeron  a  destiempo
Leídas  pero  no  escuchadas
Ignominioso  memorándum
Sarcasmo  propio  y  recaída.

Qué  valor  le  dieron  hoy
a  tanta  frase  rota  por  la  herida
A  esa  extraña  nebulosa  de  conjuros
que  nos  va  oprimiendo  el  alma,
que  se  consume  anhelando
ser  vergel  lleno  de  vida.

Fueron  otros  los  maestros
de  este  abecedario  que  hago  mío
Tomando  prestado  su  prestigio
que  por  siglos  recala  su  efemérides;
Equilibrio  marcado  con  un  don
Ágora  que  controla  su  eufemismo.

No  le  llamen  poeta  al  escribano
ni  farsante  al  que  vive  en  la  poesía
Personajes  fecundos  que  agonizan
Perfiles   de  suma  osadía
Mentes  en  cuyas  letras  cuentan
a  veces  grandes  verdades  y  en  otras
pulula  alegre  su  instinto  de  vida.

Raquel  Herrero

DIPLOMADA¡¡¡


No  es  un  poema,  ni  un  relato,  ni  un  cuento,  ni  un  texto  literario,  pero  es  mi  orgullo  y  mi  alegría  y  mi  esfuerzo  y  mi  recompensa  y  es  lo  mucho  aprendido  y  lo  mucho  que  agradezco  lo  recibido.
Quería  compartirlo  en  este  hogar  que  ya  va  tomando  colores  plateados  en  la  sien...
Quería  compartirlo  con  todos  mis  compañeros  y  amigos  y  lectores  a  los  que  estaré  siempre  profundamente  agradecida.
Raquel  Herrero




domingo, 26 de marzo de 2017

REDUCTO COMPLEJO



REDUCTO  COMPLEJO

Desde  siempre  con  el  miedo  a  las  espaldas
Temiendo  la  hondonada  de  la  herida
que  ya  ni  siquiera  sangra
pues  ya  no  queda  flujo
en  esa  muerte  de  vida.

Transgresora  la  conciencia
admite  pecados  que  fueron  mentira.
Escudos  para  el alma  liviano,
gritos  contenidos,  dualidad  fingida.

Cuan  inclemente  es  la  apertura  de  lo  humano
Cuanto  fracaso,  hincada  la  rodilla
Cuanta  la  levedad  del  hombre
en  este  laberinto  que  busca  la  salida;
y  horadada  de  engaño
nos  vuelve  a  la  misma  vía.

Permíteme  claudicar  en  la  experiencia
Ser  la  voz  de  los  que  llaman.
De  los  que  piden  auxilio  y  a  su  vez
son  portadores  de  pertinaz  sordina.
Ser  víctima  y  victimaria
en  esta  escuela  cuya  secuela  no  se  olvida.

Vivo,  creyente  de  la  fe  debida.
En  angustiosa  espera,  recalando
que  todo  acontecer  me  pertenece
cuando  se  hacen  luz  y  sombra
la  falacia  y  propiedad  de  quien  la  estima.

Y  vuelvo  a  repetirme  en  el  discurso.
Y  le  nace  algún  vocablo  a  mi  poesía.
Y  lloro  sonriente,  mientras  amamanto
lo  que  yo  he  parido  y  adoptado
como  dogma  sagrado
en  esta  cultura  morbosa  y  atrevida.

Rindo  tributo  y  alargo  hasta  que  rompa
mi  agonía.


Raquel  Herrero

domingo, 29 de enero de 2017

FURTIVA LÁGRIMA



FURTIVA LÁGRIMA

Furtiva lágrima que escapa de estos ojos
cómo darle la espalda a la nostalgia
cómo frenar el dolor cuando te embarga
Que tú sí que importas me decía
vuelve grácil a calzar tus botas blancas.
Y apelo a la divina providencia
y riego entre matices la distancia
no para que crezca, si no,
para no olvidarla.
Busco insomne en esta noche larga
sendas que no admitan las murallas
brazos que se expandan en un ruego
manos dulces que acaricien sus miradas
Que no sea esta lucha pueril
que no se empuñe más
el arma destructor lleno de balas
que el hambre no haga crecer el hueso
que el hombre defienda al hombre
con su grito y su palabra
Perdóname si no comprendo
porque sigues aun en la batalla
con esa lengua filosa
con esa ira descarnada
Anda, "levántate"
prepara tus manos...retira la escarcha
labra la tierra que te vio nacer
semilla los surcos...
que el sol y la lluvia despejen tu alma
Él me lo dijo; deja de apenarte por tus penas
y prepara el camino hacia  el mañana

Yo estaré ahí, para ungir la llaga


Raquel  Herrero

jueves, 27 de octubre de 2016

QUÉ PASARÁ MAÑANA


QUÉ  PASARÁ  MAÑANA

Qué  pasará  mañana
Cuando  desnudemos  el  alma
Y  dejemos  abierta  la  servidumbre  que  nos  llama
a  gritos,  casi  siempre  silenciosos.
A  gritos,  desesperados,  cubiertos  de  enojo.
A  gritos,  rogándole  fidelidad  a  las  quimeras
y  qué,  en  esa  ensoñación
la  lengua  filosa  y  fiera
calle…y  no  lastime  más  al  corazón.
Qué  pasará  mañana
si  no  alcanzamos  el  extremo  de  la  hoguera.
Si  este  fuego  que  nos  quema,  hace  aguas
y  se  derrama como  amante  traicionera.
Qué  pasará  mañana
si  no  puedo  definirte,  si  no  encuentro  la  respuesta
a,  esta  noche,  apagada,  triste;
Si  no  puedo  presentar  tus  credenciales,
Si  desde  añares,  el  verbo  se  conjuga  entre  la  fuga
sin  presente,  sin  futuro,  ni  pasado  indefinido;
Triste…,  de  nuevo  triste  y  oscuro.
¡Ay!,  qué  pasará  mañana
si  las  lágrimas  inundan  el  camino
si  a  marchas  forzadas  nos  empuja  el  destino.
Será  que  no  somos  nada
entre  lo  terreno  y  lo  divino.
Será  que  nacimos  para  gozar  un  lapso  breve
y  después  ser  apenas  partículas 
de  un  mundo  florecido,
donde  brota  y  resiste,  donde  nace  y  persiste
la  belleza  eterna  de  un  espacio  natural;
vestido  ahora,  de  ocres,  verdes,  azules  y  grises.
Qué  pasará  mañana
si  este  amor  negado  e  insurgente
Cual  si  fuera  raíz…  resiste


Raquel  Herrero

domingo, 16 de octubre de 2016

ABISMO Y NECEDAD


ABISMO  Y  NECEDAD

A  ti, 
que  caminas  como  ebrio  entre  las  sombras.
Cabizbajo,  suplicante,  adolorido,  intransmutable.
A  ti, 
que  dejaste  bajo  la  suela  las  heridas  de  los  otros
sin  apenas  siquiera  notar  la  pena  de  haber  perdido
un  tiempo  tan  leal.
A  ti, 
que  imaginas  ser  la  unicidad  de  los  temblores.
Ser  el  óseo  elemento  donde  acaban  y  comienzan
el  dolor  y  los  rencores.
A  ti, 
protagonista  de  las  más  bajas  acciones;
Consumista  de  un  mundo  que  ya  sin  emociones
causa  la ruptura  entre  delirio  y  locura,
negándole  al  instinto  febril  toda  cábala
que  aun  se posicione.
A  ti, 
cuyo  orgullo  te  arrastra  a  las  tinieblas,
a  esa  justiciera  soledad  que  ha  sido  impuesta
por  un  necio  sentido  de  valentía  falaz.

¡Ni  un  paso  atrás!
Así  muera  en  mi  sutil  majadería  y  encuentre
mi  nombre  en  la  solapa  de  un  disfraz.

Así  van  tus  pasos  por  la  vida…  explayada  de  mentiras
que  aun  perduran  en  ti,  como  verdad.

A  ti, 
que  me  rompes  el  alma,  que  me  humillas
que  pretendes  no  vea  la  luz,  tras  esa  oscuridad.
A  ti, 
que  lástimas  mi  credo  y  embargas  mi  ego
queriendo  destruir  mi  nacida  humanidad.

A  ti  te  digo:
Dejo  en  este  pliego,  esta  lástima  veraz.
No  te  condeno,  ni  te  juzgo,  ni  de  ti  reniego
El  cuerpo  enfermo  puede  sanar…
Y  es  así  que  lo  siento  y,  presiento
estar  al  borde  de  un  abismo  que  no  me  engullirá.


Raquel  Herrero

lunes, 26 de septiembre de 2016

VIENTO ENAJENADO



VIENTO  ENAJENADO

Me  pregunto  qué  se  espera  de  mi
ahora  que  el  incendio  lo  ha  arrasado,
ahora  que  tan  solo  las  cenizas
emiten  chispeantes  una  muerte  anunciada,
un  declive, un  terraplén  directo  a  los infiernos.
Averno  abrasivo  que  yaga  la  piel. 

Me  pregunto,  dónde  queda  el  ayer
para  creer  aun  en  la  presencia omnipotente
revertida  en  una  sombra  vana,  tan  ufana
que  niega  ser  reflejo  de  la  nada,  ostentando
finura,  siendo  tosco  alfiler.

Irreverente,  le  niega  el  adiós  a  la  bravura
o,  tal  vez  sea  que  la  cordura  se  olvidó  de  él
y  campa  su  delirio  en  contrabando,
aferrando  ido,  los  hilos  de  un  ayer
¡Oh!  Señor  de  lo  infinito,  cuanta  demencia
se  amaga  en  nuestro  finito  ser.

¿Porqué  regresas,  para  no  volver?
Si  el  camino  transitado  da  paso  a  la  vejez;
Cómo  ha  de  ser  esa  muerte  prematura
que  grita,  sufre,  llora,  se  acongoja
y  ríe  estrepitosa  sin  saber  cómo
ni  porqué.


Raquel  Herrero

martes, 6 de septiembre de 2016

UN ADIOS DE POETA

UN  ADIOS  DE  POETA

Lo  veo  morir  y  me  estremece
su  pasiva  actitud
Su  pulcritud,  negando  su  presencia
indemne
bajado  de  la  cruz.
Lo  veo  morir  y  ya  no  sé  si  duele
o,  es  lastimero  este  reguero
de  sombras  y  de  luz.

Qué  pasó,  qué  fue  de  aquel  bardo  poeta
de  su  humana  senectud
Le  cerró  la  puerta  a  la  vehemencia
Clavó  puñales  en  lo  más  profundo
de  un  alud
Rastrero,  cobarde  y  justiciero
Mató  a  traición  hasta  su  ego
No  supo  medir  lo  intempestivo 
de  su  acritud.

Lo  veo  morir  y  no  lo  reconozco  en  este  duelo
Ignoro  qué  extraño  ser  infranqueable
se  ha  quedado  ahí
En  un  féretro  de  agudas  espinas
de  hierro  filoso
que  permite  que  sangren  estos  ojos
cuya  infinita  ternura
ha  tocado  a  su  fin.

Si  es  verdad  que  el  tiempo  todo  cura
Si  es  verdad  que  aquél  delirio  fue  locura
Si  existe  la  esperanza  ante  la  duda
No  ha  de  quemarme  su  lava
En  lo  abrupto  de  su  volcán.

Comienza  pues  el  principio  del  fin
en  este  duelo
preciso  y  notorio, enlutado  y  servil.
Un  adiós  pernoctado  ya  sin  pena  ni  gloria
un  adiós  que  redime  esta  pena  causal
por  un  poeta  moribundo
que  alguna  vez  fue  leal.


Raquel  Herrero

SER Y NO SER

SER  Y  NO  SER

Algún  día  será  eco  del  silencio
Fin  de  la  desgarradura
Plantel  vacuo  de  esta  tristeza  que  embarga
cualquier  solicitud  de  complacencia.
Algún  día  la  ciencia  encontrará  a  buen  seguro
la  alquimia  perfecta
para  adentrarse  en  la  memoria  y  borrar
cualquier  historia  terminada 
que  se  acople  en  la  voz  de  la  conciencia.
Algún  día  el  corazón  quebrantado
obtendrá  la  sutura  que  hoy  no  cicatriza
Los  verbos  crecerán  significantes
dejando  pasado  y  presente  en  el  averno.
Allá  donde  dicen  se  agitan  las  maldades
hasta  hacerse  ceniza  y  semilla  después
de  un  tiempo  nuevo.
Algún  día  la  temida  vejez
ha  de  llegar  a  nuestro  encuentro
Tal  vez  sea  entonces  que  olvidemos
y  sane  la  herida  y  se  escabulla  este  miedo
y  la  paz  de  una  vida  finiquitada
deje  solo  en  nuestra  mente
lo  mejor  de  los  recuerdos.
Esos  que  ahora  se  agolpan  en  mi  pensamiento
y  duelen  mientras  sonríen
y  lloran  sin  un  lamento.
Esos,  que  no  permiten  apartarse  del  camino,
que  acongojados  pululan  ebrios
en  esta  orbita  terrestre  que  hace  lustros
Confina  a  sus  vetustos  herederos.

Ser  y  no  ser…,  ahí  queda  la  clave
de  tanto  sufrimiento.


Raquel  Herrero