jueves, 17 de marzo de 2011

A LA DERIVA


A LA DERIVA



Por última vez, decido recorrer este sendero


Temerosa y herida,


Doliente, confusa, perdida


Por última vez, “lo juro”


Me dispongo a ser mendiga de un querer


Y aunque me cueste la vida


Este sendero, no lo vuelvo a recorrer






Intuyo la compasión no requerida


La mentira piadosa, que pueda taponar


El sangrado de las vías






Apelo a mi ceguera;


A que sea la distancia quien promueva


Éste delirio mental


Ésta confusión primera


Apelo, lo mismo que ruego


Se aleje de mi, su realidad


No pude entregar más,


Las profundas raíces, se han convertido en cadenas


Duras, como el acero


Rudas, como el propio carcelero


Mas, hay ramajes que cubren


Los remos de este velero






La partida resultaría innoble e imposible


El corazón y la sangre, van primero






Desde tanta lágrima, he creado este mar


Y en ése mar, quedó ahogado el intento


Y aunque eligiera caminar


Otros, llegaron primero


Y ahora siento que solo soy


Harina de otro costal


Feligresa concubina


Atenea sin laudo, ni lugar


Presa, de una matriz que ha fecundado


Hijos del amor, “hasta morir”






En esta decisión de desamparo


Un juramento por dignidad,


Seria, jurar en vano


Pues no existe el arrepentimiento


De cada paso dado, con meridiana claridad


De una entrega total


Sin acuse de recibo


De, un espíritu inclemente en su final






Está trazada la ruta


Dibujado el mapa para navegar


Pero, el abatimiento es, una constante


Para este cuerpo emigrante


En esta ruta filial






Con la última ilusión sostengo


Éste timón que la vida


Me quiso entregar


Las fuerzas se van desvaneciendo


Es posible, que viaje a la deriva


O, puede qué sea posible


Que, de este naufragio


Mi alma llegue alguien a rescatar.






Raquel Herrero