martes, 13 de marzo de 2012

TODO, MENOS LA TRAICIÓN


TODO,  MENOS  LA  TRAICIÓN

Quédate  ahí

Burbujeando  alrededor  de  este  nido

Quédate

Aunque  no  digas  nada

Aunque  tus  alas  ya  no  sean  mi  cobijo

Quédate,  no  quiero  marcar 

la  huella  de  la  ausencia

Ni  tu  olvido

Ni  aquellas  horas  que  nos  convertimos

En  águilas  en  pos  de  la  carroña

No  puedo,  ni  quiero  cambiar

El  instinto  que  protege

Esta  enorme  soledad  en  las  alcobas

La  tuya,  la  mía

Perennes,  débiles,  como  la  rama

De  un  arbusto  cercano  al  otoño

Que  jamás  será  hoja,  ni  flor,  ni  retoño

Pero  es  raíz,  y  como  tal

Renace,  en  cada  principio  del  fin

Quédate,  engalanando  el  espejo

Observando,  aprendiendo  qué

No  está  huérfano  mi  jardín

Que  a  cada  paso

Tengo  el aroma,  la  fragancia  de  otras  rosas

También  de  dalias,  de  calas,  de  claveles  y  jazmín

Observa,  que  la  lluvia  hizo  nacer  otra  reserva

Para  no  morir.

Presagio,  destino,  sueños  o  quimeras

Todo  cabe  hoy,  en  esta  pedregosa  senda

Todo…  menos  la  traición

De  arrojarte  hacia  el  olvido.

Quédate



Raquel  Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario