sábado, 8 de junio de 2013

HÚMEDO ESPEJO


HÚMEDO  ESPEJO

 


Hoy  no  puedo  acudir  a  la  cita.

Las  lágrimas  resbalaron  por  el  suelo

y  sin  quererlo,  caí  rendida

ante  su  desconsuelo.

Habían  urgado  en  sus  óvalos  salinos

llenándolos  de  arena  sucia,

de  lodo,  de  egoísmo  marrullero;

Escondido,  cómo  la  brasa

haciendo  su  propio  fuego.

 

A  la mente,  llegaron  los  recuerdos

Aquellos  que  rememoraban

el  alto  precio  a  pagar

por  aquella  huida  del  infierno.

 

¿Será verdad,  que  la  historia  se  repite,

que  cada  aniversario,  repite  su  duelo?

 “Quién  sabe”

Pero  hube  de  dejar  mis  galas

tendidas  en  su  ropero.

                                                                                             

Tal  vez  suceda  mañana

qué  este  cielo  oscuro

consiga  levantar  su  velo.

Y  en  el  solar  ya  seco,

queden  extendidos

pétalos  de  besos.

Rojo  carmín,  de  mis  labios  de  fuego.

 

Tal  vez  corra  lo  suficiente

para  llegar  al  encuentro

entre  la  brisa  marina

Y  este  amor  profundo 

que  llevo  en  mis  adentros

Tal  vez.

 

Raquel  Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario