sábado, 8 de junio de 2013

SOLIA BUSCARTE


SOLIA  BUSCARTE

 

Suelo  buscarte  en  los  mismos  lugares

con  un  efluvio  de  congoja  en  la  garganta

sabiéndote  distante…

Conocedora,  de  que,  de  vez  en  cuando

rozas  mis  lastimaduras,  regalándome

algún  impropio  adjetivo,  o  nombre

que  hagan  latir  mis  constantes  vitales.

Me  entregas,  el  fin  de  la  sombra

cuando  cae  la  tarde.

El  obtuso  silencio, que  a  la  par

deja  un  eco  constante  y  sonante

y  quiero  quejarme…  y  no  me  quejo;

Acurrucada  a  la  obvia  mendicidad

de  la  que  día  tras  día,  haces  gala

mientras  yo  quiero  creer  que  creo

en  cada  verso,  en  cada  palabra

en  cada  promesa

de  acciones,  que  no  conducen  a  nada.

 

Me  apropio  de  una  suerte  confinada.

De  un  espíritu  que  dice  estar  vivo

y  vaga  como  alma  encadenada.

 

Atesoro,  la  voz  que  solo  yo  escucho;

Las  manos,  que  por  azar,  me  fueron  negadas.

Atesoro  un  cuerpo  que  no  me  pertenece

mientras  crecen  mis  ansias

y  el  instinto  de  hembra  enloquece.

“Brava”,  es  la  quietud  que  me  acompaña.

Necia,  es  mi  perdida  fe  y  mi  esperanza.

Nos  une  la  distancia…

No  sé,  quien  sea  de  los  dos,  quien  más  perdió.

Si  yo,  rogándole  al  almendro

que  cerezas  me  llevara;

O,  tú,  que  detuviste  el  tiempo

en  un  otoño  temprano, 

sin  dejar  caer  la  hoja  de  esta  piel, 

dulce  como  fruto  de  durazno.

 

Solía  buscarte…  en  cada  amanecer.

 

Raquel  Herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario