martes, 29 de noviembre de 2011

TEMOR

TEMOR


Comprenderás algún día mi cobarde actitud


La que me aleja de un amor ponderado


A tal grado


Que mi muda palabra es confesión


Qué más quisiera yo


Que creer en tu amor inacabable


Sentir, que tras de mí, no hay sombra


Que me apague


Sé, que no soy más que una luz


Que luce como luciérnaga


Cuando toda oscuridad es insoldable.


Lo entrego todo y aun así


Dudo de su infinitud, dudo


De serte querida y necesaria


Dudo, de aquella unicidad


Que a nadie le pertenece


Menos, a mí. A mí


Que soy cala que florece


En un lejano país,


Donde nada importa lo que acontece


Donde la cala, no cala, ni florece


Aun habiendo nacido en tierra fértil


Muere, mustia y deshojada, muere


Porque a su lado no encuentra


Tu amor; ese amor


Que necesita y quiere


Perdón; es cobarde mi actitud


No he visto aun


Esa barca que amo….


Esperándome,


Afincada al mismo muelle.




Raquel Herrero